¡CONTACTA CON NOSOTROS!

¡Llámanos, escríbenos o ven a visitarnos!
 695 39 96 19
VALHALLATRAININGCAMP@GMAIL.COM
CARRER DE VIC N15, SANT CUGAT 
PAGINA AMIGA
Logo Outdoor Circuits, gimnasio de obstaculos en Sant Cgat del Vallés
  • Octavi Casanovas Villanova

3 consejos para mantenerte motivado para entrenar


Muchas veces ponemos la motivación como excusa para empezar un plan de entrenamiento o ser constantes. Los humanos somos comodones por naturaleza, y en el mundo actual, no nos es cien por ciento necesario hacer cualquier actividad física para sobrevivir.


Sin embargo, vivir una vida sedentaria tiene efectos perjudiciales, afectando nuestra calidad de vida y provocando enfermedades a medio y largo plazo. Por este motivo, vamos a hablar un poco el tema, pasando por las excusas más típicas y dándote un par de consejos para que te pongas manos a la obra.


Lo primero: debemos entender que está sumamente demostrado que entrenar tiene beneficios a corto, medio y largo plazo. Justo después de entrenar ya te sientes mejor por el chute de endorfinas que provoca el entrenamiento, al mes de entrenar tu energía diaria empieza a mejorar, y cuando lleves un año o más entrenando continuamente; tu postura, fuerza y resistencia serán de alguien que está en forma, y créeme, te ayudarán a envejecer mejor. Por lo tanto, podemos convenir que entrenar es una cuestión de salud.


Una de las excusas más típicas es que no tienes tiempo para ir a entrenar. Sabemos que los humanos somos expertos en justificarnos. Que no tenemos tiempo, que nuestro trabajo nos roba la energía, que tenemos que cuidar de nuestros hijos, nuestro perro, etc. Además, cuando llegamos a casa lo último que queremos es someternos a una actividad que, de forma momentánea, va hacernos sentir peor, por esto huimos de la incomodidad voluntaria. Quizás no tengas el hábito y no quieras tenerlo. También es probable que tengas interiorizadas tus propias «creencias» como: «de algo nos tenemos que morir, esto no es para mi o para qué sufrir si acabaremos todos muertos».


Pues bien, si perteneces a ese club, déjame decirte que las horas que no dediques en el presenta a tu salud, tendrás que invertirlas en el futuro con alguna enfermedad. Las horas en las salas de espera consumen tiempo; las visitas a los especialistas consumen tiempo; ir a la farmacia a buscar medicamentos consume tiempo. Sin mencionar otras penosas circunstancias, como no poder ir de viaje cuando te jubiles porque no puedes ni subir unas escaleras o no poder levantar a tu nieto. No ejercitarte te resta tiempo de calidad en el futuro. ¿Te arrepentirás? Es posible, porque te darás cuenta que si hubieras invertido mejor tu tiempo las cosas serían diferentes.


Si no tienes tiempo porque trabajas más de 8 horas al día, porque tus horarios son partidos en 3 turnos, o por algún otro motivo similar, quizás deberías considerar si tu trabajo te paga lo suficiente para dejar de lado mantener un ritmo de vida saludable.


Si realmente no tienes tiempo de ir al gimnasio, por razones que no puedes controlar, puedes contratar un entrenador personal para que venga a tu casa. Si no tienes suficiente presupuesto puedes coger un entrenador Online o una app de entrenamiento que te asesore en los entrenamientos, no te preocupes; sólo necesitas moverte 30 min al día -caminar, subir escaleras, lo que sea-, si además lo haces cinco días a la semana ya tendrá grandes repercusiones positivas en tu estado físico.

Otra de las excusas más típicas es el miedo a lesionarse entrenando, o el hecho de que ya estamos lesionados. Sin embargo, tampoco son excusas de gran peso.


Si ya estás lesionado existe la rehabilitación física que en sí misma ya es una actividad física. Dure lo que dure, sigue entrenando hasta que mejores para que puedas entrenar. Si no te recuperas al 100% de la lesión deberás aceptarte a ti mismo/a con tu nueva condición física y seguir haciendo ejercicio físico adaptado a tu situación.

Si te da miedo lesionarte es totalmente normal. Pero es curioso, porque tienen más miedo a lesionarse los deportistas de élite que los sedentarios, os lo aseguro. Como más en forma estés más miedo te dará lesionarte y perder lo que has ganado.

Para minimizar el riesgo de lesión lo mejor es que te dejes asesorar por gente con criterio en la materia y que poco a poco, también aprendas a entender sobre el entrenamiento y puedas escuchar tu propio cuerpo y entender que le hace bien y que le hace mal.


¿Qué podemos hacer para motivarnos a entrenar y ser constantes a diario?


Un truco es visualizarnos a nosotros mismos en el futuro. Cuando estés planteándote tu rutina de entrenamiento, visualiza tu yo futuro en forma y a gusto con su cuerpo y los beneficios por la satisfacción tanto mentales como físicos de haber mantenido el plan de entrenamiento. También puedes visualizarte justo después de la sesión de entrenamiento y pensar en lo bien que te sientes después de haber cumplido con la sesión.


Otra manera de cumplir con una rutina de entrenamiento es no pensar demasiado. Simplemente planifica tu rutina y cúmplela. Si te tomas en serio tu salud y comprendes que hay que dejar un espacio de tiempo cada día para el ejercicio físico, entenderás que no siempre hace falta que vayas motivado a entrenar. Simplemente vas desmotivado y entrenas duro desmotivado. Igual que al trabajo no siempre vas motivadísimo, pero vas igualmente, en el entrenamiento pasa lo mismo. Por otra parte, los beneficios del entrenamiento se presentarán, aunque no entrenes motivado. Eventualmente, la motivación vendrá si hay beneficios (igual que en el trabajo).


Personalmente uso un poco de cada una de estas estrategias para mantener un buen ritmo de entrenamiento.

Y vosotros ¿tenéis alguna otra estrategia para motivarte a entrenar y mantener la constancia?


¿Quieres conocernos? Déjanos tus datos